PRENSA | Notas de interés o o

27/05/2014

Economías Regionales

Mayo de 2013.

No sólo los propios actores sino también diferentes especialistas en  economías regionales  vienen señalando, en especial durante el último año  que luego de la salida de la convertibilidad estos sectores tuvieron una época dorada, pero en los últimos cinco años comenzó a complicarse su situación y se produjo un debilitamiento en líneas generales.  Cayeron todas las exportaciones regionales, debido a una menor producción por suba de costos, alta presión impositiva, tipo de cambio desfavorable e incertidumbre sobre la rentabilidad.

Demás está decir que preocupados por los efectos que derivan de la situación de coyuntura  (y sabemos que en la mayoría de los casos no es la primera) de las distintas economías regionales  y de las previsiones que deben hacerse para el  mediano y largo plazo, estamos aquí para escuchar de primera mano las voces de los protagonistas,  de los que sufren de modo directo los vaivenes de las mismas.

Un breve análisis de reportes recientes indica que en el primer trimestre de 2014, la región pampeana registra caída interanual en las ventas al exterior de autos, maíz, trigo y cebada, compensados en parte por subproductos de la soja, leches enteras y vehículos de transporte de mercancías. En el resto de las zonas se destacan los desempeños positivos del cobre en el NOA, pasta para papel del NEA, petróleo y langostinos de la Patagonia, y vinos varietales de Cuyo. En cambio, hay mermas de exportaciones de arroz (NEA), oro y ajo (Cuyo), y también de plata y aluminio (Patagonia). Justamente desde Patagonia indicaron recientemente que la devaluación mejoró el ingreso de la lana pero el beneficio fue licuado por los incrementos de costos.

Tras un atraso cambiario acumulado de varios años, la devaluación del peso a principios de 2014 no alcanzó para mejorar la competitividad de las economías regionales. Así lo señala un estudio de Coninagro, quien destaca que los costos se han incrementado considerablemente en los últimos meses y que se necesitan medidas que mejoren la rentabilidad de actividades como la vitivinicultura, el algodón y la yerba mate.

Entre las muchas economías regionales que muestran una marcada tendencia a la baja de las exportaciones se encuentra el de la actividad algodonera.

La producción de algodón en 2013 alcanzó un 23.4% menos que en 2012 pero si se la compara con el 2011, 47.2% menos. La situación varía según  provincias pero con tendencia resultante  muy clara.  En el último año, la caída fue de 29.1% en Chaco (que participó con el 35% de la producción); subió un 16.2% en Santa Fe, que participó así con el 30% de la producción y cayó un 36.8% en Sgo del Estero, que participó con  un 26% de la producción.  En cuanto a las exportaciones  de algodón y sus derivados, a noviembre 2013 acumulaban una caída del 30.8%, respecto al mismo mes del 2012.  De acuerdo a los datos del INDEC las exportaciones de algodón fueron de 268 millones de U$S en 2011 y 124 millones de dólares en 2012.

Por su parte y aunque no constituye en sentido estricto una economía regional típica, el sector pesquero muestra una situación preocupante. Durante Marzo de 2014, los desembarques de capturas marítimas alcanzaron a 82.512 toneladas, habiendo registrado un aumento del 20,1% respecto al mismo período de 2013. Dentro de las principales especies, se destacan los incrementos  importantes en capturas de langostinos, calamares, merluza austral, y rayas.

No obstante lo anterior, en lo que va del año, los desembarques acumulan las 173.671 toneladas, con caída del 1,3% respecto al mismo período del año 2013. Por su parte, las exportaciones de pescados y mariscos (crustáceos y moluscos) en marzo 2014 alcanzaron a 24.345 toneladas, con una caída interanual del 22,1%.

Presión fiscal, política cambiaria, inflación en los costos y retenciones se combinan con cuestiones climáticas afectando la producción de Algodón en las provincias ya nombradas, así como de arroz en Corrientes y Entre Ríos; la lechería en Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires, la producción de frutales en Rio Negro y la pesca , afectando también de modo variable a las distintas áreas de litoral marítimo; la producción de tabaco en Salta y Jujuy; azúcar en Tucumán; vino, olivas y ajos en San Juan y Mendoza.

Mientras el Gobierno suma controles a las importaciones con el objetivo de sostener el superávit comercial, las producciones regionales sufren la falta de insumos necesarios para su normal desenvolvimiento lo que afecta el nivel de actividad de diferentes economías.

No hace falta mencionar el impacto que esto genera en materia de mano de obra y de distintos sectores que proveen insumos para la actividad primaria y sus derivados.

Además de los aspectos ya señalados,  la falta de infraestructura, el alto costo de los fletes, la condición de primarización excesiva, y la escasa estructura de transformación para el agregado de valor, son sólo algunos de los puntos críticos para la competitividad de las Economías Regionales.

El caso de la cadena forestoindustrial, actividad distribuida en distintas provincias que impacta en variadas microrregiones,  es un ejemplo más que claro en este sentido.

El amplio potencial de desarrollo (20 millones de hectáreas distribuidas en un importante conjunto de provincias) implica que debe generarse un programa de promoción integral que logre mayor industrialización de la madera pulpable (elaboración de pasta celulósica, papel o tableros de fibras de madera), generación de energía con biomasa, aserraderos y plantas de remanufacturas.   Países vecinos (Chile, Brasil y Uruguay) han contado o cuentan actualmente con regímenes de promoción (principalmente a través de mecanismos de financiamiento de inversiones) a la radicación de este tipo de industrias y han logrado multiplicar su producción industrial y sus exportaciones;  en el  caso de Chile a través de empresas estatales o de Brasil a través del BNDES, el Estado ha tenido un rol muy importante a la hora de generar incentivos y financiamiento a este tipo de emprendimientos.  La generación de energía con biomasa forestal, la asistencia técnica en distintos eslabones de la cadena, cuestiones de comercio exterior que van desde apertura de mercado a  certificaciones medioambientales imprescindibles tienen todavía un amplio margen de políticas  públicas.  Caminos adecuados y puertos de salida son ya impostergables; con las proyecciones existentes de producción se prevén problemas de saturación aun cuando se realicen importantes inversiones en infraestructura vial. Una solución de fondo al problema del transporte pasa por implementar un sistema de transporte multimodal que incluya, además de la salida vial, la posibilidad del transporte de producción vía los sistemas fluvial y ferroviario.

Este es sólo un ejemplo de la complejidad de las políticas y estrategias que se requieren para apuntalar y desarrollar las economías regionales.  Y por eso la consulta pública a sus actores  es tan importante como necesaria.

Enviar Nota por email

Economías Regionales

Tu nombre:
Tu Email:
Para:
Email:

Vista previa:

[para]:
te recomiendo que leas la nota "Economías Regionales": http://www.mariobarletta.com/nota-economias-regionales-30.html, publicada en la pagina web de Mario Barletta, pre-candidato a Diputado Nacional por la Provincia de Santa Fe.
[tu nombre]