PRENSA | Notas de interés o o

20/09/2014

NUNCA MÁS, 30 Aniversario de su publicación.

El “Nunca Más”, el primer fruto de las políticas de Derechos Humanos en Argentina. El informe de la CONADEP fue presentado un 20 de septiembre. En sus textos se recuperan testimonios de las víctimas de la represión de la última dictadura.

 

El 20 de setiembre de 1984, el Presidente de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP), Ernesto Sábato, hacía entrega al presidente Raúl Alfonsín del denominado Informe Final, una recopilación minuciosa de documentos y denuncias sobre desapariciones, secuestros y torturas acaecidos durante la última dictadura militar. 

Aunque lo políticamente correcto en estos tiempos es decir que la lucha por establecer la verdad y recuperar la memoria no puede ser considerada patrimonio de un partido político y que ha sido una construcción colectiva que lleva varias décadas, debemos reconocer que fue Raúl Alfonsín el que 5 días después de llegar a la Presidencia de la Nación, promulgó el decreto por el cual se ponía en marcha la comisión mencionada.

Aquel 20 de setiembre del 84, Sábato no estaba solo. Lo acompañaba un grupo de hombres y mujeres que con valentía, había trabajado durante casi un año escuchando testimonios de víctimas y familiares, que se animaban a relatar, quizás por primera vez, las atrocidades más feroces y crueles. Todos los integrantes de Comisión tenían mucho predicamento en la lucha por la defensa de los Derechos Humanos y provenían de diferentes campos ideológicos, personas prestigiosa e intachable en su trayectoria por la cuestión de los desaparecidos y las crueldades de la dictadura. El Decreto 187/83 del Presidente Alfonsín invitaba las Cámaras Legislativas a sumar 3 representantes a la Comisión. Los tres representantes de La Cámara de Diputados pertenecían a  las  filas de la UCR. El Senado de la Nación, donde la mayoría era opositora, nunca envió sus representantes a la CONADEP. 
 
El paso del tiempo obliga a poner los hechos  en perspectiva, pero sobre todo en contexto; los pasos dados por esclarecer la verdad fueron de un coraje inmenso. El gobierno de Alfonsín nos dejó el NUNCA MÁS pero también el banco de datos genéticos, arma fundamental a la hora de establecer la identidad de las víctimas como de aquellos a quienes le fue sustraída la identidad. Pero por sobre todo, permitió llevar a juicio  a los culpables amnistiados luego por el presidente Menem
 
En los 30 años que han pasado no se ha trabajado siempre con la misma intensidad ni el mismo compromiso, pero la epopeya de Alfonsín ha calado hondo y de modo indeleble en el pensamiento popular. La lucidez con que supo interpretar la necesidad de una sociedad que ha extendido su sed de derechos, al amparo de una democracia que hace posible reivindicar ya no sólo la vida sino una amplia y extensa lista de derechos económicos, sociales, culturales y ambientales.  Así, las políticas de derechos humanos que se implementen en el futuro en nuestro país tendrán que ser para todos los ciudadanos, sobre todo, para los que hoy sufren privaciones. 
 
Será la Democracia Argentina la que deba garantizar la vigencia de todos los Derechos Humanos a los ciudadanos argentinos, ya que muchos de ellos hoy se encuentran al margen de los mismos, como por ejemplo: el acceso a una vivienda digna, el derecho a la salud, a la educación, a la libertad sindical, a la libertad de opinión, a crear ciudadanía y a tener la seguridad de poder vivir, convivir y progresar, en una República que garantice un funcionamiento transparente y armónico de sus poderes,  donde valores tales como la solidaridad, la libertad y la igualdad, constituyan el objetivo máximo de una sociedad democrática.
 
Una democracia que en los 80, estaba amenazada por la cultura del golpe, y que hoy está amenazada por la cultura de la corrupción, ese flagelo que nos despoja de trenes, de escuelas, de hospitales, de jardines de infantes, de viviendas, de caminos pavimentados, de centros de salud, de bibliotecas públicas, de mejores universidades, de buenas escuelas técnicas, es decir de todo aquello destinado a mejora la calidad de vida de todos los habitantes de este suelo. La misma que enriquece exponencialmente el patrimonio de los funcionarios de turno.
 
Hace 30 años debían investigarse a quienes privaron de vida e identidad a miles de compatriotas  hoy se impone investigar a buena parte de la clase política, esa que con la práctica corrupta le quita a miles de argentinos sus sueños de una vida mejor. Necesitamos una nueva CONADEP, la Comisión Nacional para la Ética Política.
 
Mario Barletta
Diputado de la Nación 
Septiembre de 2014
 
 
 
 
Enviar Nota por email

NUNCA MÁS, 30 Aniversario de su publicación.

Tu nombre:
Tu Email:
Para:
Email:

Vista previa:

[para]:
te recomiendo que leas la nota "NUNCA MÁS, 30 Aniversario de su publicación.": http://www.mariobarletta.com/nota-nunca-ms-30-aniversario-de-su-publicacion-40.html, publicada en la pagina web de Mario Barletta, pre-candidato a Diputado Nacional por la Provincia de Santa Fe.
[tu nombre]